Este abril, ¡usa tu cerebro y muévete mejor!

La encrucijada civilizatoria que vivimos, atrapados entre la sobreexplotación de la tierra, el cambio climático y la contaminación ambiental, nos grita ¡bicicleta o barbarie!. Hay que dar un salto hacia atrás en la movilidad o caer por al abismo que se abre al seguir destruyendo nuestro propio nido, el único planeta que tenemos. Usa tu cerebro y usa la bici.

Y cada decisión cuenta. Todos tenemos una responsabilidad individual en esto: Cada mañana, haz trip planning. Piensa, elige y combina los medios de transporte de la forma más inteligente para que todas salgamos ganando. Esto es smart mobility, de la buena.
Caminar y montar en bici, son las alternativas más saludables y eficientes. Y son imbatibles cuando las combinamos con el transporte público haciendo un uso intermodal del mismo.

bici marquesina reto intermodal

 

Usa tu cerebro: es el mejor vehículo hacia el futuro

Esta forma de usar los medios a nuestro alcance es lo que llamamos un mix de medios personal inteligente. Es la forma en la que usamos cada modo (ir a pie, en bici, en transporte público o en vehículos motorizados) con responsabilidad e inteligencia para satisfacer nuestras necesidades sin despilfarrar recursos, arruinar nuestra salud o matar a esa ciudad que se supone que tanto amamos.

La ciudad nos ofrece una gran cantidad de alternativas de transporte. Además nuestros pies y la bicicleta, tenemos a nuestra disposición autobuses, trenes, tranvías, metro, taxis, coches motos y bicicletas compartidas, etcétera, etcétera. Es nuestra responsabilidad dedicar un segundo a reflexionar sobre qué desplazamiento vamos a hacer, su duración y condicionantes, para escoger el modo de transporte más inteligente.

Los vehículos compartidos: La propiedad no está de moda

Car-sharing, patinetes free-floating, moto-sharing, sistemas de bicicleta pública… parece que compartir vehículos está de moda. No hay espacio en la ciudad para albergar todos los coches privados. Y no necesitas uno para usarlo dos veces al mes. Los sistemas de car sharing permiten localizar, reservar y usar vehículos eléctricos compartidos para esos otros desplazamientos urbanos (o interurbanos) que no podamos hacer a pie, en bici o en TP.

No sigas buscando (aparcamiento): tus piernas y tu cerebro te llevan al infinito y más allá. Todas esas florituras tecnológicas que nos venden (como el smart parking o el ride-hailing) prometen más libertad y eficiencia pero que solo añaden más vehículos a la ciudad agonizante.

Micromovilidad: Domando la última milla

Y alguien se estará preguntando a estas alturas ¿y el transporte de mercancías, qué? Existe una solución inteligente al maremágnum de camiones y furgonetas que toman la ciudad al asalto cada día: no perder la cabeza.

Partamos de la base de que es urgente relocalizar nuestras compras y poner el acento en el comercio de proximidad para crear ciudad. El transporte de mercancías de última milla con cargobikes eléctricas y remolques forman parte de esta transformación necesaria. Estos vehículos, ágiles y respetuosos con el medio ambiente, son la gran baza que tenemos para satisfacer las demandas logísticas en entornos urbanos. La capacidad de las bicicletas de carga eléctricas para evaporar tráfico, acceder a zonas peatonales y reducir las emisiones de carbono y gases contaminantes, las posiciona como una solución idónea para el desafío logístico urbano. Y además que también fomenta prácticas de compra, venta, envío y entrega verdaderamente sostenibles.

cargo bike con Bosch ebike ABS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *