Ganadores del concurso de microrrelatos y cierre de los 30 días en bici Logroño.

Como ya es habitual, compartimos un evento entrañable en la sala de Santos Ochoa, c/ Calvo Sotelo, de Logroño, con los seleccionados y ganadores del concurso de microrrelatos.

 

 

 

 

 

 

 

 

En la categoría infantil, leyeron sus relatos con gran arte y soltura : David Blanco –Un regalo inesperado-, Miguel Mingo –Ciclo-, Valentina Ruíz –Mi vieja amiga- , Julia Serón – Con ella iría al fin del mundo -; y Paola González el relato ganador-SOY YO– :


SOY YO

Soy yo, soy muy típica y me veis mucho por las calles.

Soy tan importante, que hasta una acera me han hecho, roja, blanca y con un dibujo.

Soy el tipo de objeto que es tuyo, también soy prestado o alquilado. Pero la desgracia es que a veces también soy robado.

Tengo dos personalidades, una es más formal y la otra está más loca. A una le gusta ir por calles y a la otra le gusta quedar con los amigos. Hacemos carreras, subimos y bajamos cuestas y muchas más cosas.

La gente monta cuando está triste, cuando tiene miedo y, sobre todo, cuando están alegres.

Me quieren, los quiero.

Soy yo.


En la categoría de adultos, también leyeron sus relatos: Luis Eladio López –Terra Cha-, Estela Etayo –Saudade-, María Agud –Cortejo-, David Ijalba –Sonreir-; y Raquel Romero , leido por su sobrino, el relato ganador –CENTAURO-:


CENTAURO

La televisión le vendía una libertad a medias llena de paisajes infinitos y carreteras vacías, pero él prefirió la libertad verdadera.

La de sentir el viento fresco en la cara en las tardes de verano, la del frio en las manos en las mañanas de invierno, incluso la de las agujas de lluvia sobre el cuerpo algunos días de otoño.

Solo, impulsado únicamente por su propio esfuerzo, se sabía capaz de volar sobre las calles. Se habían transformado máquina y hombre en un solo ser mitológico, la perfecta unión de piel y hierro.

Así, sin proponérselo, toda la ciudad se convirtió en su barrio y las posibilidades se volvieron infinitas.

Ahora, tranquilo y reconfortado, dándose cuenta de que no existe más límite que el de sus propias piernas, tiene la certeza, por fin, de haber conquistado el futuro.


Todos los participantes seleccionados recibieron obsequios amablemente donados por Santos Ochoa, Hogar Ciclos, Rioja Sport, Ciclo XXI , Pasion Ciclista, y PMLR (Plataforma de movilidad de la Rioja). Y los ganadores, más cosas aún.

Con este sencillo pero emotivo acto pusimos fin a la edición de este año, en la que gracias a múltiples voluntarios conseguimos hacer gran variedad de actos para promocionar el uso de la bicicleta en la ciudad de Logroño.

Merecen un agradecimiento especial Raquel Blanco (y colegio Escolapias Sotillo), Rubén Ijalba, Sofía Ortega, Luis Eladio López, Ana Belén Zorzano, Diego Santos, Teresa Angulo, Isa Calleja, Rubén Carbonero, y Federico Castillo. Gracias.

El año que viene, más. (Pero la bici, todo el año).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *